Sin dolor no te haces feliz

Recuerdo el momento preciso de mi adolescencia en el que prendí el televisor para sintonizar Telehit, un famoso programa de videos musicales de aquella época. Era 1995. Inmediatamente fui cautivado por un beat acompañado con una secuencia de palmas, seguidos por un arpegio espectacular, y una coreografía muy peculiar. Era la banda chilena La Ley interpretando El Duelo. Veintisiete años después sigue siendo una de mis canciones favoritas, pero hasta hace poco le encontré significado a su coro: “Sin dolor no te haces feliz. Sin amor.” A veces glorificamos frases (o las cantamos a todo pulmón mientras estamos en la ducha) sin interiorizar lo que estamos repitiendo. Afortunadamente en este caso es un mensaje positivo, aunque puedas creer que la frase es disonante. Debo aclarar que muchos atribuyen el significado de la canción al amor intenso, pero yo no. Esa es la belleza del arte: su interpretación es subjetiva. Sin embargo, cabe mencionar que cuando La Ley publicó dicho hit, la banda literalmente seguía de duelo por la muerte de su fundador y guitarrista.

¿Es el dolor un requisito para la felicidad? Probablemente te es confuso pensar que se necesitan los sentimientos punzantes para alcanzar la plenitud, ya que el dolor (ya sea de una pérdida, un desafío o un problema) genera emociones negativas, y la felicidad por definición es un estado de ánimo positivo. Pero ¿sabes qué?, no existe ser humano en la tierra que sea inmune al dolor. De eso se trata el “ser” humano. Debemos aprender a convivir con esta realidad. La resiliencia no se desarrolla ante la inexistencia del dolor y el estrés. Las personas que son mentalmente fuertes también se caen, pero no se quedan abajo. Se quiebran, pero se pegan nuevamente y terminan más fuertes que antes. Es así como desarrollan el músculo de la resiliencia. Son las propias caídas y el acto de levantarse las que fortalecen al ser humano. Son estos tropezones combinados con una buena actitud los que desarrollan nuestras fortalezas del carácter humano.

Nuestra personalidad no puede ser desarrollada en la paz y en la calma. Es solo a través de la experiencia de pruebas y sufrimiento, que el alma se fortalece, la visión se esclarece, la ambición se inspira y el éxito se alcanza.

Hellen Keller

Piensa en el reto más grande (personal o profesional) que estás viviendo y que te causa dolor. Sea lo que sea que te está sucediendo en este momento, confía en que está en tu vida con un propósito. Busca el significado. Ponte creativo. Piensa en cómo el desafío te está haciendo más fuerte, sabio y mejor. Incluso, la respuesta puede estar en el amor o en la inspiración. Esto no quiere decir que debes alegrarte cuando sufres una pérdida o enfrentas un problema. Por supuesto, no quisieras que esto hubiera sucedido. Pero, ya pasó. Ya está escrito en el libro tu vida y nada lo podrá borrar. Sin embargo eres tú quien escribirá el siguiente capítulo. Eres tú el que puede ejercer el gran regalo de la vida de la libre elección. La volición. El libre albedrío. Sí, vive tu duelo. Date un tiempo para liberar emociones negativas -a veces requerirá días, semanas o incluso meses, otras veces, unos pocos minutos -. Pero no te quedes atrapado allí. Busca la oportunidad en el desafío. Busca el amor. Busca la inspiración. Busca el aprendizaje. ¡Levántate! Ese es el proceso de crecer emocional, mental y espiritualmente: el crecimiento que trae la plenitud.

Si no tienes desafíos o incomodidades en la actualidad, me alegro de que estés en dicha estabilidad. Sin embargo, te insto a que pienses si no estás atrapado en una zona de confort. Es cierto que se siente bien y probablemente duermes en paz. ¿Pero estás creciendo? Los desafíos son los que nos impulsan a crecer. Tu personalidad no será desarrollada en la paz y en la calma; así lo dijo Hellen Keller. Los desafíos nos preparan para la realidad de la vida: todo ser humano pasa pérdidas, problemas o situaciones muy diferentes a lo que esperábamos. Abraza los desafíos que la vida te presenta, y si hoy no los tienes, búscalos tú mismo. Te harán crecer. Te harán más humano. Serás más resiliente para vivir cada vez mejor. Agrega amor, y todo tendrá un efecto exponencial. “Sin dolor no te haces feliz. Sin amor.”

Escrito por

Director de negocios, autor y profesor. Esposo, padre de familia, y explorador de gratitud.

Un comentario sobre “Sin dolor no te haces feliz

  1. Excelente artículo Lupo! Sumamente atinado e incluso liberador.
    Estar conscientes de que tenemos libre albedrío y la opción de escoger es maravilloso aún en situaciones difíciles!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s